La educación híbrida (presencial y online) ¿Será posible?
22 OCT 2021

La educación híbrida (presencial y online) ¿Será posible?

Ante el inminente regreso a clases presenciales, y tomando en cuenta que varios alumnos han decidido no regresar a las aulas, surgen varias dudas: ¿Qué medidas se van a tomar para no poner en riesgo a la comunidad educativa? ¿Cómo van a lograr los docentes trabajar a la par online y de manera presencial? ¿Qué estrategias de trabajo se pueden adoptar en caso de que se tenga que regresar al confinamiento de un momento a otro?

 

Con todas estas preguntas en mente es preciso hablar de un método de enseñanza que si bien no es nuevo, ha cobrado relevancia en últimas fechas, en gran medida gracias a este regreso a clases: la educación híbrida. Pero, ¿qué es exactamente? Y sobre todo, ¿será posible implementarlo?

 

La educación híbrida es un método alternativo de enseñanza que combina la educación presencial y la remota, para lo cual se vale de recursos como radio, televisión, y en la actualidad plataformas de aprendizaje online. En un principio surgió como una alternativa para estudiantes con dificultades de horario o desplazamiento que les impedían asistir de manera completamente presencial; en su mayoría en niveles educativos medio-superior y superior.

 

En sentido estricto, se trata de una propuesta educativa completa en sí misma; es decir, no es sólo trasladar las clases tradicionales utilizando un soporte digital, sino que desarrolla una metodología propia y propone nuevas formas de trabajo que, haciendo uso de la tecnología, permiten a los alumnos aprender de manera más libre y adquirir habilidades digitales que no podrían practicar en una modalidad 100% presencial. 

 

Entre los modelos que se pueden adoptar en la educación híbrida, se encuentran:
 

  • - Modelo disruptivo, en el que la mayor parte de clases se presentan en video por medio de plataformas online y se dan algunos encuentros presenciales, sea para discutir algún tema en específico, realizar una evaluación, entre otras actividades; pero son puntuales y no se dan con mucha frecuencia.

  • - Modelo semipresencial, en el que una buena parte de las clases se dan de forma tradicional, pero también se hace uso de recursos digitales. Hay varios subtipos en este modelo, de los cuales el más utilizado es el aula invertida, que consiste en que el alumno, antes de las sesiones y con ayuda de material digital, estudia el tema que será abordado. Ya en las clases presenciales, se discute el tema, se resuelven dudas y se corrige, con la guía de los docentes. 
     

La implementación de la educación híbrida trae consigo muchas ventajas, entre las que se encuentra ofrecer autonomía y flexibilidad a los estudiantes en su proceso educativo. Esto los convierte en agentes activos que se responsabilizan y toman en sus manos el aprendizaje.
 


 

Igualmente, ayuda a reducir el tiempo que se pasa tanto en lugares cerrados como online (que también pueden llegar a ser muy desgastantes), ya que las sesiones se enfocan a cuestiones puntuales que se resuelven con la guía del profesor. También, permite a los profesores hacer un seguimiento eficaz de los alumnos en el aula y de los que están a distancia, sin un desfase muy grande entre unos y otros y sin tener que trabajar doble.

 

Ahora bien, ¿será posible implementar la educación híbrida en este regreso a clases y con las condiciones que existen en nuestro país? Primero hay que sortear una serie de dificultades: entre las más importantes se encuentra la gran desigualdad y brecha de acceso a dispositivos y a conectividad en los hogares mexicanos, para lo cual son urgentes políticas públicas que logren ampliar la disponibilidad de estos elementos. 

 

De igual forma, es indispensable invertir esfuerzos en una alfabetización digital integral para alumnos, profesores e inclusive padres y tutores, pues en esta modalidad, la red de apoyo en casa de los estudiantes adquiere un rol protagónico y es fundamental su implicación en el proceso de aprendizaje. 

 

Asimismo, también es esencial adaptar de la mejor manera los contenidos al aula digital, no simplemente calcar la dinámica presencial en plataformas online. Esto tiene que llevarse a cabo de manera gradual, y ser promovido y supervisado de cerca por autoridades educativas; para que en caso de que sea necesario ajustar algo que no esté funcionando, se encargue la tarea a especialistas.

 

En resumen, adoptar un sistema híbrido en la educación es posible, pero requiere el compromiso total de todas las partes involucradas; desde las familias de los alumnos hasta los niveles más altos de administración educativa, no sólo de docentes y estudiantes como podría pensarse.

 

 



Referencias:

  • ¿Qué son las clases híbridas y qué beneficios tiene la educación híbrida? - Hotmart
  • De la educación a distancia a la híbrida: 4 elementos clave para hacerla realidad - Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
  • Modalidad híbrida para la educación en tiempos de coronavirus - Ciencia UNAM

 

Regina Garnica
Acerca del autor

Historiadora de formación, descubriendo las posibilidades del mundo virtual. De naturaleza curiosa y observadora. Investigadora profesional de trivialidades, catadora exhaustiva de series, coleccionista de juguetes y fotógrafa amateur de bichitos en mis tiempos libres. Creo firmemente que la Historia necesita llegar a todos, y que las herramientas digitales nos ayudarán a tejer redes de conocimiento y entendimiento.

2021 © Todos los derechos reservados para:Signe360