Motivación, disciplina y proyectos independientes
15 JUN 2015

Motivación, disciplina y proyectos independientes

Si te preguntaran qué es lo que te hace falta para levantarte de esa silla y ponerte a hacer ejercicio, ¿cuál sería tu respuesta? Estoy seguro que entre las tres primeras que te vinieron a la mente está la palabra motivación. ¿Qué tanta relación crees que tenga esta misma con tu trabajo o proyectos emprendedores?

Si no fue así te felicito, eres de los pocos innovadores que han encontrado pretextos diferentes para no hacer las cosas; si estuve en lo correcto también te felicito, no hace falta encontrar nuevos pretextos si al final tú tampoco vas a hacer nada al respecto.

Una de las grandes mentiras que en general nos decimos para justificar nuestro nulo interés en realizar alguna tarea o proyecto es que "no estamos motivados" cuando en realidad lo que no tenemos es disciplina. Cuando comencé a leer sobre este tema no me quedaba muy clara la relación entre no hacer algo y la falta de disciplina porque "yo sí soy disciplinado cuando estoy motivado". La realidad es que si me quedo a esperar a que el hada de la motivación me toque con la punta de su varita mágica lo más probable es que me quede donde estoy por un largo tiempo.

La disciplina tiene que ver con hacer las cosas que se tienen que hacer aunque no nos guste. Visto desde este punto la disciplina se parece mucho a la motivación ya que si estás motivado es más fácil que hagas cosas que no te gustan. La diferencia entre ambas radica en dos puntos: el origen y la duración de cada uno. La motivación surge de un elemento externo (el hada de la motivación, la musa inspiradora) y tiende a ser de corto plazo. Como ejemplo está el ir al trabajo. A algunos los motiva el dinero, a otros los grandes retos del puesto, pero al final todos terminan quejándose y orillados a buscar nuevos retos o un mejor salario (o ambos). En este ejemplo la motivación dura hasta que se termina el encanto de tener más dinero en la cartera o cuando se han dominado las actividades del puesto y se llega al punto de aburrimiento.

La disciplina es algo que se debe trabajar en pequeños pasos. Cualquier intento de cambio radical tiene pocas posibilidades de éxito porque somos animales de costumbres y nuestro propio sistema siempre buscará sabotear cualquier cosa que represente un ataque a su modus vivendi. Hace algún tiempo Scott Addams* escribió en su blog la siguiente idea: Trabajar la disciplina es proponerte ir al gym todos los días, por lo que cada mañana te levantas, te pones tus tennis, caminas al gimnasio y, una vez que estás frente a la puerta, decides si entras o no. Tu objetivo es ir al gimnasio, no precisamente hacer ejercicio, eso ya es una segunda fase. El pequeño cambio está en arreglarte para ir al gym y recorrer el camino hasta el establecimiento, con esto ya estás condicionando a tu sistema a por lo menos pararte frente al gimnasio. Habrá días en que quieras entrar, otros darás media vuelta y volverás a casa pero el primer pequeño cambio estará en proceso. Y así es como con disciplina y paso a paso las cosas empiezan a moverse.

Cuando se tiene un proyecto emprendedor/negocio paralelamente con un trabajo de tiempo completo, es esencial entender que sin disciplina la cadena terminará por romperse en el eslabón más débil: el proyecto/negocio. Es por eso que se debe destinar un tiempo a la atención del proyecto y respetarlo, así sea tan solo media hora por las noches una vez que todos en casa se han ido a dormir y ya no existen distracciones. El lapso de tiempo destinado al proyecto debe permitirte tener un avance, por mínimo que sea, dentro de la larga lista de pendientes que seguramente tendrás. Recordemos que el trabajo de un negocio o proyecto nunca termina, lo importante es hacer que éste nunca se detenga. Estableciendo un horario de trabajo y cumpliéndolo es el primer paso para que el proyecto tome fuerza.

No corres un maratón de un día para otro, empiezas corriendo distancias cortas hasta que, sin darte cuenta, ya estás corriendo 50 km a la semana buscando alcanzar la resistencia para correr los 42.195 km continuos.

Notas:

Si quieren leer más sobre este tema, les dejo la liga de un artículo que profundiza más en el tema:

"Screw motivation, what you need is discipline" http://www.wisdomination.com/screw-motivation-what-you-need-is-discipline/

*Scott Addams es un escritor y caricaturista creador de Dilbert (tira cómica con temática oficinista).

http://www.dilbert.com

Amairany  Moreno
Acerca del autor

Pequeña principiante en el mundo digital, persona de pocas palabras, gustosa de pintar y caminar, aprender actividades diferentes, cortar y coser, escuchar, acompañar y conocer.

2021 © Todos los derechos reservados para:Signe360